Según sus duración se clasifican en


Termino Fijo, Termino indefinido, Por la duración de la obra o labor contratada y Ocasionales o transitorios.

¿Cómo se pueden definir cada uno de estos contratos?

Contrato a término fijo la duración de este contrato está definida por las partes, debe constar estrictamente por escrito y el empleado goza de todos los beneficios de ley en cuanto a prestaciones sociales, la diferencia radica en que se pacta un tiempo de trabajo que podrá ser desde un día hasta máximo 3 años, pudiendo ser renovado sucesivamente sin que pierda su esencia.

Contrato a término indefinido Este tipo contrato como su nombre lo indica no tiene fecha de terminación establecida, el empleado podrá gozar de todos los beneficios establecidos por la ley en cuanto a prestaciones sociales se trata.

Contrato por la duración de la obra o labor contratada Es aquel en el cual las partes, más que determinar las fechas de comienzo y terminación del contrato, deciden que la existencia del vínculo estará relacionada al cumplimiento de un fin u obra claramente determinada.

Contrato ocasional, accidental o transitorio es aquel que se celebra por un tiempo inferior a 30 días y para cumplir actividades ajenas a las habituales de la empresa. Este contrato ya ha perdido su vigencia pues se acudía a el cuándo a término fijo se debían celebrar de manera general con una duración mínima de un año.